Oración para bendecir el hogar

Oraciones 437 Visitas

Amado Dios, En este día de sol y alegría, me acerco hasta ti con una petición muy especial, que nace desde lo más profundo de mi corazón: Por favor bendice y salvaguarda mi hogar. Tú eres nuestro amoroso proveedor y es justo y necesario darte gracias. Gracias Señor por el techo que nos resguarda de la lluvia y nos protege del frío de la noche, por los alimentos que llevas a nuestra mesa, por la ropa que nos viste y los zapatos que calzamos. Es hermoso ser tu hijo y sentir tus bendiciones; por favor nunca te apartes de nuestras vidas, pues cada día que pasa te necesitamos más y más. Padre celestial, por favor ingresa a mi hogar, permite que en él brille tu luz y santifica nuestras paredes. Por favor mira nuestras vidas y llévate nuestras dolencias, permite que mi familia esté sana, unida y danos tranquilidad, paz y serenidad para nuestros corazones. Por favor mira también nuestras ilusiones, nuestros temores y también nuestras necesidades. Tú más que nadie conoces lo que es mejor para nosotros, por eso hoy con toda confianza y devoción, pongo en tus manos mi vida y la vida de los míos. Confiamos en tu bondad y en tus planes; que se haga siempre tu esplendida voluntad.
Por favor danos inteligencia para vivir cada nueva jornada, visión para descubrir oportunidades y sabiduría para aprovecharlas. Bríndanos tu hermosa compañía, no permitas que se diezme nuestra fe, danos determinación para enfrentar los días tristes y humildad para celebrar las victorias.
Amado Dios, en este día te entrego mi hogar: Por favor ilumínalo con tu luz, cúbrelo con tu manto y cólmalo de abundancia. Si tuviera un solo deseo sería que Tú estuvieras siempre a nuestro lado, pues si Tú estás con nosotros, nunca nos faltará nada, Amén. Hacer esta oración te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por la vida, por tu familia y por el hogar que te brindó y pedirle que sea Él protegiéndolo, librándolo de toda mal y cubriéndolo de amor, bendiciones y prosperidad.
Dios siempre escucha tu oración y te responde con amor. Confía, pues Él será colmando tu amor de alegría y bienestar.

Compartir

Comentarios